La ira de Dios

¿Por qué Dios puede airarse con su pueblo?

El Cap.1 de Sofonías puede ayudarnos a entenderlo. Sofonías (‘‘escondido o protegido de Jehová’’) provenía del linaje del Rey Ezequías. Muchos estudiosos coinciden en que mencionar su genealogía le dio poder y autoridad para ser escuchado por el pueblo. Desarrolló su ministerio durante la primera parte del reinado del Rey Josías (640-609 A.C). Sofonías fue el último de los profetas en anunciar ¨el juicio de Dios¨ antes de la destrucción y el exilio del pueblo de Israel hacia Babilonia donde fue llevado cautivo.

 

En el mensaje de Dios por boca de Sofonías encontramos una sentencia muy clara:

¨Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová… raeré a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice Jehovᨠ(1:2-3)

 

Después de la sentencia, Sofonías habla sobre los motivos por los cuales la ira de Dios vendría sobre su pueblo:

  • Idolatría. Continuaban adorando a otros dioses (Baal).
  • Sincretismo: A causa de la unión con otras culturas, habían mezclado prácticas culturales y religiosas, de tal forma que se subían a las azoteas y adoraban el sol, la luna, las estrellas y aún al Dios Moloc (al que se ofrecían niños en sacrificio).
  • Indiferencia al Dios verdadero: Habían dejado de invocar el nombre de Jehová en su vida diaria, ya no le buscaban ni le consultaban para pedir consejo.

 

CONCLUSIÓN: ¨El día de la ira de Jehovᨠes mencionado varias veces por Sofonías y tiene una semejanza con el final de todos los tiempos, en el cual Dios destruirá la tierra por su maldad y pecado. Por lo cual debemos analizar nuestra vida delante de Dios, alejarnos de cualquier práctica pagana, reconocer la soberanía de Dios y buscar su consejo diariamente.

Comentarios Facebook

Tags :

Sulamita Torrez
Posted by Sulamita Torrez
Médico General por la Universidad Autónoma de Baja California; cuenta con una maestría en Teología Bíblica en Consejería, formación que le ha dado la oportunidad de ampliar su área de servicio en la Iglesia, atendiendo necesidades de consejería personal y de matrimonios por mas de veinte años. Su infancia se desarrolló en un ámbito cristiano, donde aprendió a amar a Dios y servirle de corazón. Desde muy pequeña fue instruida desde casa para cantar, recitar y participar en concursos bíblicos, así como aprender a trabajar para la obra de Dios en la cocina, manualidades y ventas. Con gran entusiasmo ha servido en el liderazgo celular y de atención a las damas de la Iglesia Apostólica del Distrito de Tijuana por 25 años a través de los cuales ha desempeñado diferentes cargos en el liderazgo. Junto a su esposo, Dios le ha concedido procrear 3 hijos: Raúl Aarón, Ana Karen y Christian Andrés, junto a los cuales radica en la ciudad de Tijuana.