Vida

¡Reflexionen sobre su proceder!

“Reflexionen: ¿Queda todavía alguna semilla en el granero? ¿Todavía no producen nada la vid ni la higuera, ni el granado ni el olivo? ¡Pues a partir de hoy yo los bendeciré!”

 

Mientras leía el libro del profeta Hageo me preguntaba, ¿cuántos “hageos” se han levantado a nuestro alrededor dando palabra de ánimo a nuestra vida y, quizá, hemos ensordecido nuestros oídos para no escuchar palabra de Dios?.

 

Los “hageo” son aquellos que nos dicen “REFLEXIONA” , fíjate bien por donde vas, y pon atención a tu caminar. Son aquellos hombres o mujeres que nos hacen ver que el resultado de las malas decisiones y acciones, llegará a su tiempo, trayendo como resultado escasez, llanto, dolor y muerte. A la mayoría de la gente no le agrada escuchar este tipo de verdades, por lo que prefiere a quien le miente, y le ayuda a encontrar culpables para todo aquello que no le agrada.

 

El profeta Hageo había sido enviado a animar, pero también a confrontar al pueblo pues si había escasez y toda utilidad era echada en saco roto, era por su letargo espiritual. “Por eso, por culpa de ustedes, los cielos retuvieron el rocío y la tierra se negó a dar sus productos”, exclamó el profeta. El pueblo escuchó y cambió su proceder, por lo que vino palabra de bendición: “Reflexionen: ¿Queda todavía alguna semilla en el granero? ¿Todavía no producen nada la vid ni la higuera, ni el granado ni el olivo? ¡Pues a partir de hoy yo los bendeciré!”

 

Amiga, hermana: ¡Reflexiona sobre tu proceder! Haz un alto, valora tus acciones y considera el resultado de los mismos.

 

 

Read more

La mayordomía del tiempo

“Todos los días Dios nos da un capital de tiempo de 86,400 segundos para gastarlos como mas nos guste”, dice el escritor Rodolfo Salazar, haciendo referencia que el tiempo es un capital que nosotros vamos a administrar ya sea como mujeres sabias o mujeres necias de acuerdo al pasaje bíblico en Efesios 5:15-16.

Cada vez son mas mujeres, que están llevando la difícil y cansada “doble jornada”. ¿Sabes a qué me refiero? La mujer que trabaja en el hogar y fuera de el. Por la necesidad de sacar adelante a la familia o por superación personal pero al fin, trabajo. Es importante que en estos casos, revise su agenda por si tiene algunas cosas que reemplazar, modificar y mejorar.

El tiempo, a diferencia de los dones espirituales o talentos naturales, Dios nos lo ha dado a todas la misma cantidad, a ninguna de nosotras nos dio un día de 40 horas o de 20 horas; el trabajo es saber cómo utilizamos ese tiempo.

ORGANÍZATE

Cómo organizarse para utilizar bien el tiempo:

a) Todo buen comienzo está en Dios y por ello nuestro día debe comenzar con El en un devocional donde haya un diálogo. Esto te llevará mínimo de 15 minutos a una hora dependiendo como sea tu relación con Dios. Este tiempo es básico para todo lo que tengas en tu agenda del día.

b) Da tiempo a tu persona. Como mujeres, damos tiempo al cuidado y desarrollo de todo cuanto nos rodea, y es muy común ver a una mujer que lleva a su niños al colegio en pijamas y el cabello sin peinar. ¡Mujer! date tiempo para ti misma, consiéntete, recuerda que eres templo de Dios y como tal; debes de cuidarlo.

c) Tiempo para tu esposo, en caso de tenerlo. Recuerda que después de hablar con Dios y darte tu tiempo personal es con tu esposo a quien tienes que dar ese tiempo que el necesita. Toma tiempo para el.

d) Si eres mujer dedicada a tu familia y hogar, o si sales de tu hogar para ir a trabajar, administra tu tiempo después de cumplir con las tareas propias del hogar o después de tu trabajo para compartir la palabra de Dios con tus vecinos, amigos y familia.

HAZ UN COMPROMISO

Nuestra iglesia a través del proceso de Células de Redes de Multiplicación, (RCM) y Escuelas de Maduración y Ministerios nos está ayudando a desarrollar el liderazgo activo de nuestras iglesias y como resultado tenemos congregaciones crecientes y con visión, pero para que esto suceda, debe existir disciplina y obediencia que es fundamental para el buen desarrollo del trabajo. Todo esto requiere de tiempo y debemos de hacerlo con amor y dedicación.

Con frecuencia he escuchado las siguientes frases: “No tengo tiempo”, “Me falta tiempo”, “Siempre estoy perdiendo el tiempo” “Si tuviera mas tiempo”, etc.

Ahora te pediría que cambies la palabra “tiempo” por “vida”, ¿cómo se escucharía?

Creo que te has dado cuenta que el tiempo es vida y que esta le pertenece a Dios. “Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos”. (Romanos 14:8 NVI)

Considera que el tiempo no puede ser:

  • Acumulado: El tiempo nunca podrás acumularlo; si perdiste tiempo del día de hoy, no podrás utilizarlo el día de mañana.
  • Detenido: no es posible detener el tiempo.

Estirado: no podemos añadir horas al día, no podemos estirar el tiempo.

APROVÉCHALO

Debemos de considerar lo que la palabra de Dios nos enseña: “Aprovechar bien el tiempo” (Efesios 5:16) como hijas sabias, evitando la necedad de aquellos que desconocen la voluntad de Dios. Necio es aquel que no ordena su tiempo conforme al propósito de Dios. “La mujer sabia edifica su casa; la necia, con sus manos la destruye”. Proverbios 14:1 NVI.

Hermana, Dios ha puesto en ti un valioso tesoro que es el tiempo. El Salmo 90:12 dice: “Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría”. El tiempo lo puedes invertir o lo puedes malgastar, tu decisión determinará lo que tu eres. Recuerda que todo su tiempo.

Preguntas de Reflexión:

1. ¿Qué aprendiste acerca de la mayordomía del tiempo?

2. ¿Qué cambios deberías incluir en tu vida por lo que hoy has aprendido?

3. ¿De qué forma sería diferente tu vida si pusieras en práctica esos cambios?

4. ¿Qué barreras te impiden para llevar a cabo esos cambios?

Read more

Engrandece el reino

“Bota toda máscara y todo orgullo y deja que el Señor obre en tu vida”.

-FRASE DE JULIO MELGAR

 

¿Has dejado que el Señor obre en tu vida para engrandecer su reino? ¿Te has sentido impotente de querer hacer cosas grandes y algo te detiene? ¿Has visto que otras personas crecen y te molesta?

Crees dejar que Dios obre en tu vida, pero no ves respuesta. Quieres hacer cosas grandes, pero no te detiene el no querer, sino el sentirte impotente; no te detiene el que tu no puedas, porque todo lo puedes en Cristo que te fortalece; no te detiene el que Dios no quiera, porque Dios siempre va a querer, siempre y cuando sea para establecer su reino. Cuando tu no tengas esa visión de querer engrandecer y establecer el Reino de Dios, será muy difícil poder dejar que Dios trabaje, o bien, poder realizar cosas grandes para él.

Pero, ¿qué es eso que no nos deja realizar lo que Dios quiere para nosotros? En el libro de Abdías nos recuerda sobre la historia contada en Génesis de dos hermanos llamados Jacob y Esaú, como bien sabemos, tuvieron una gran tensión por causa de sus problemas familiares al vender la primogenitura. Jacob fue muy bendecido por Dios porque así fue declarado desde la generación de Abraham. Al momento de avanzar el tiempo, el nombre de Jacob fue cambiado por Israel y el de Esaú por Edom.

Ya contada la base del libro de Abdías, vemos como llega una visión a él para acusar al pueblo de Edom. Este pueblo vivía en las alturas; en lo más alto de las montañas, pero también metafóricamente, porque se creían superiores, siempre tuvieron esa tensión contra el pueblo de Israel, siempre hubo envidia, burla, críticas, rechazo y a su vez, apoyaron a Babilonia para invadir a Israel. Abdías comienza a exhortarles diciendo que no debieron de realizar todas las cosas en contra del pueblo de Israel porque así como ellos hicieron se realizará contra ellos. Ahora bien, te hago otra pregunta, ¿en algún momento has sido como Edom, que por causa de la altivez te has burlado, has criticado, rechazado o deseado lo que otra persona tiene? Puede que respondas que no, porque usualmente no nos damos cuenta.

Edom en hebreo tiene las mismas letras que la palabra Adam que significa humano o humanidad, no puede ser casualidad que signifique esto, ya que nuestra humanidad no nos deja reconocer cuando estamos mal, nos pone a ver y hablar de otras personas porque en el fondo queremos lo que ellos tienen. Nuestra humanidad misma rechaza el hecho que otra persona crezca y nosotros no. Esto sucede cuando queremos mostrar “nuestra” gloria pero la Gloria es de Cristo.

Este libro no se termina diciendo como es que Edom va a ser destruída, si no que comienza a hablar sobre una esperanza, aquella esperanza que se nos brinda para poder cambiar y comenzar a dejar que Dios nos use, que nos moldee y que nos transforme.

Es momento de dejar nuestra altivez, orgullo, dejarnos de religiosidad y comenzar a humillarnos y que Dios haga su obra para poder engrandecer su reino. ¡Motívate! es hora de activarnos y crecer en nuestro ministerio reconociendo que de Él es la Gloria y de esa manera tu ministerio será Bendecido y de bendición para los demás.

“Y subirán salvadores al monte de Sion para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová” Abdías 1:21

 

 

Read more

La misericordia de Jehová

“Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón… porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia…” Joel 2:12-13

 

Creo estarán de acuerdo conmigo al decir que la misericordia de Dios es la que nos sostiene diariamente. Su misericordia es grande. Nuestro Dios es bueno que aun con nuestras fallas y pecados, nos brinda su misericordia y perdón.

 

Lamentablemente nuestra naturaleza humana está en total desacuerdo con la espiritual. Como dice Pablo en Romanos 7.19: “Porque no hago el bien que quiero, si no el mal que no quiero, eso hago.” Tratamos de vivir en acuerdo con sus mandamientos y estatutos, de honrarle con nuestra vida, pero no somos perfectas y la realidad es que le fallamos y puede ser muy frustrante y desgarrador al enfrentarnos a nosotras mismas cuando lo hacemos.

 

El desánimo, la culpa, desilusión de nosotras mismas, el dolor de haberle fallado, el acusador que viene a susurrar a nuestros oídos, todo se acumula y podemos pensar en que no somos dignas o lo suficiente para ser perdonadas. Pero cuando nos aferramos a esa misericordia que ha sido desde el principio de los tiempos; cuando decidimos rasgar nuestro corazón como Dios lo da a conocer por medio del profeta Joel y pedir perdón una vez más. Con un verdadero arrepentimiento que cause el quebrantamiento, cuando decidimos volver a levantarnos, Dios promete saciarnos de grandes bendiciones. “Y Jehová, solícito por ti, te perdonará, (v.18) y te llenará de grandes bendiciones. (v.19-27)

 

Read more

Yo andaré en sus caminos

“Quien es sabio, que entienda estas cosas; quien es prudente, que las comprenda. Porque rectos son los caminos del SEÑOR, y los justos andarán por ellos; pero los transgresores tropezarán en ellos”.

Oseas 14:9

 

La fecha aproximada de la actividad profética de Oseas fue en el año 750 a. C. Su tarea como profeta consistía en proclamar y predecir, y desde luego, estas tareas llevaban la propia personalidad del profeta. Oseas fue contemporáneo de Isaías y de Miqueas, quienes profetizaban en el reino del sur, mientras que Oseas lo hizo en el reino de Israel.

 

Su vida conyugal vino a ser mensaje vivo para su pueblo pues Oseas nos habla del amor de Dios; un amor eterno el cual a pesar de la rebelión de su pueblo escogido, sigue reprendiendo pero a la vez consolando, dando ánimo, y buscando intensamente que se arrepientan y vuelvan a sus caminos.

 

A través de sus proclamaciones, Oseas provoca al pueblo de Israel a reconocer su pecado, arrepentirse y a regresar a los caminos del Señor; por lo cual termina su mensaje advirtiendo: “Quien es sabio, que entienda estas cosas; quien es prudente, que las comprenda. Porque rectos son los caminos del SEÑOR, y los justos andarán por ellos; pero los transgresores tropezarán en ellos”. En otras palabras, quien ande por los caminos rectos del Señor es el sabio y prudente, pero al malvado y al desobediente le serán tropiezo.

 

Porque mientras para unos el mensaje de salvación es vida, para otros es locura, así como el mismo sol ablanda la cera y endurece el barro. Está en nosotros el decidir si retomamos sus caminos, o tropezamos en ellos.

 

Nuestra oración es que cada día tomemos la decisión de caminar por ellos. Que reconozcamos y adoremos al Dios que con amor eterno nos ha amado y nos sigue atrayendo a el “con cuerdas humanas; con cuerdas de amor”, tal y como declarara el profeta.

 

 

Read more

Prosperidad VS Provisión divina

“¡No cantes victoria, Israel! ¡No imites a esos pueblos que saltan de alegría!

Te has apartado de Dios; has adorado a dioses falsos.

Has sido infiel a tu Dios, porque al ver tus cosechas

diste gracias a dioses falsos”.

Oseas 9:1 TLA.

El libro de Oseas, nos relata la infidelidad de su esposa como un símbolo de la infidelidad del Pueblo de Israel. Dios le había indicado a Oseas que hablara al pueblo y le hiciera saber de su enojo e indignación ante su actitud de pecado y del castigo que vendría sobre ellos si continuaban siendo infieles, más ellos cerraron sus oídos, y no atendieron al llamado de atención de parte de Dios.

El pueblo de Israel era eminentemente agrícola, y la bendición en sus cosechas, parecía ser un indicativo para ellos de que todo estaba bien en su nación, no obstante, fueron en pos de dioses falsos y les atribuyeron el éxito de sus cosechas. No querían reconocer su desvío y no se daban cuenta que detrás de esa aparente prosperidad, estaba su verdadera condición espiritual; que Dios les abandonaría y volverían a vivir el cautiverio de Egipto, como ya se los había profetizado Oseas.

                                       

Cuantas veces en la búsqueda de nuestros objetivos y propósitos de vida, podemos caer en la condición de pecado como el pueblo de Israel, que llenando nuestro corazón de soberbia creamos que la prosperidad que hemos logrado, es el resultado de nuestro esfuerzo y dedicación, olvidándonos de agradecer por la provisión divina. 

Estemos atentos para no desviar nuestra atención de los propósitos de Dios y reconozcámosle en todos nuestros caminos reconociendo que si algo somos, que si algo hemos logrado, es por su misericordia.

Read more

Protege tu identidad, no la pierdas

“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que el bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligara a contaminarse.”

Daniel 1:8

El libro de Daniel es una joya literaria, y en mi opinión, se debería leer más a menudo, pues sus enseñanzas no solamente edifican la vida de jóvenes y adultos; en este caso, a nosotras las mujeres.

Este hermoso libro comienza y termina con una idea principal: no perder por ningún motivo nuestra identidad como hijas de Dios.

TU IDENTIDAD

Actualmente el robo de identidad ha alcanzado un alto índice de peligro, y esto se ha dado en todas formas; como el clon de tarjetas, mal uso de tus datos personales, etc. ¿Que se aconseja para prevenir estos incidentes? No dar información de datos personales a desconocidos, ni a conocidos dudosos entre unas de muchas sugerencias. Como hijas de Dios es diferente, porque tenemos que darnos a conocer en nuestro entorno, nuestro hogar, amistades, compañeros de trabajo, en todo lugar donde lleguen nuestros pies.

El capitulo 1:3-4 menciona algo muy importante, Daniel, Ananías, Misael, Asarías eran de linaje real, muchachos íntegros, bien parecidos, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia, de buen entendimiento e idóneos para estar en el palacio del rey. Al llegar a Babilonia, lo primero que hicieron con ellos fue cambiarles el nombre.  Daniel que su nombre significa “Dios es mi Juez”, le fue cambiado por Beltsasar que significa “Baal ha protegido el reino”, a Misael que su nombre significa “¿Quién es igual a Dios?” Se le cambió por Mesac que significa “invitado del rey”, a Ananías que su significado es: “gracia, don de Dios”, se le cambió por Sadrac, “siervo de Sin”, Asarías que significa “El Señor es mi ayuda”, le cambiaron por Abed Nego, su significado; “Siervo de Nego”; un ídolo babilónico.

Los nombres hebreos tenían significados hermosos de exaltación a Dios, y los nombres babilónicos declaraban esclavitud y servicio a sus dioses. La idea de cambiarles el nombre fue con la idea de quitar de la mente de esos jóvenes su fe en el Dios a quien ellos servían. Tal vez tu entorno influirá de alguna forma para cambiar tu modo de pensar, desvanecer tu fe o hacerte sentir que tu forma de servir a Dios es obsoleta. Tratarán de cambiarte el nombre de cristiana por el seudónimo de creyente, pero ¿creyente en qué? Recuerda que también el diablo cree y tiembla. Santiago 2:19

Así como estos jóvenes provenían de linaje real, Dios te eligió a ti para ser su princesa y para que seas digna de vivir en su reino. (1ª. De Pedro 2:9)

AFIRMA TU IDENTIDAD

Tenemos el ejemplo de Daniel, pues él propuso en su corazón no contaminarse (1:8). No solo rechazó la comida y bebida del rey, sino que también demostró ser mejor en todo con su buena conducta, inteligencia y la administración de los dones que había recibido de Dios. Esto se debía a que Daniel tenía una excelente comunicación con Dios. Se menciona en varios pasajes que el pasaba tiempo orando (2:23, 9:3-19) y nunca se avergonzó de orar públicamente (6:10) aún a costa de su vida. No te avergüences de orar en público, recuerda que es parte de nuestra identidad y tal vez inspires a alguien a hacerlo.

Daniel también tenía el hábito de ayunar (10:2-3) siempre con el propósito de entender los mensajes de Dios y anunciar eventos futuros. Parte de nuestra identidad como cristianas es la oración y ayuno. La oración te mantendrá comunicada siempre con Dios y el ayuno te mantendrá alerta y aguzará tus dones para ministrarlos en el tiempo asignado por Dios. La oración y el ayuno combinados nos ayudan a mirarnos a nosotras mismas, no a los demás y darnos cuenta como en un espejo que es lo que nos va mejor, que es lo que debemos arreglar. “Los entendidos resplandecerán como resplandor del firmamento…” Daniel 12:3

Cuando dejamos de leer la Palabra de Dios, la Biblia, estamos en riesgo de perdernos, recuerda que es el mapa para llegar a nuestro lugar con Cristo. “Muchos serán limpios y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.” Daniel 12:1

PREGUNTAS PARA REFLEXION.

¿Has estado en situaciones donde está en riesgo tu identidad?

¿Te sientes lista para confrontar a los antagónicos de tu fe en Cristo?

¿Qué tanto te conocen tus familiares, amigos o compañeros de trabajo?

CONCLUSION:

EL Libro de Daniel es un libro profético y de profundas enseñanzas. Dios nos habla y advierte acerca de los últimos tiempos, donde se definiría la identidad como hijas de Dios.

Actualmente miramos a personas inmersas en puestos públicos, y la política que están introduciendo ideologías humanas en las mentes de mucha gente logrando engañar y confundir a personas que desconocen lo que la Palabra de Dios dice. Niegan la existencia de Dios por razones de conveniencia, y de alguna forma, aunque no física, han levantado la “Estatua de oro” para que se inclinen y la adoren todos. Allí es donde nosotras como hijas de Dios, madres, esposas y parte importante de nuestra comunidad no podemos callar y aceptar que se imponga la mentira sobre la verdad.

Amada hermana en Cristo, deseo con todo mi corazón seas bendecida en todas las aéreas de tu vida, que abunde la fe en ti, crezcas en conocimiento de la Palabra de Dios, y recuerda una cosa; ¡no pierdas tu identidad!

Read more

Determinada a vivir en plenitud

Cada vez que leo el libro de Daniel me pregunto: ¿Cómo le hicieron él y sus amigos para sobrellevar el cambio tan drástico que sufrieron? Daniel era parte de una joven aristocracia en la antigua Judea antes del exilio, provenía del linaje de David, una línea real. Vivió una vida aventajada recibiendo una buena educación pero de repente todo cambió; el rey Nabucodonosor invadió Judea y capturó a la joven aristocracia de mente brillante y bien educada. Las escrituras nos muestran que el rey mandó al jefe de sus oficiales que le llevara de los Israelitas algunos miembros de la familia real y de los nobles que fueran jóvenes y que no tuvieran defecto alguno, con habilidades intelectuales y espirituales. Quiero hacer un paréntesis para mencionar que la palabra joven en hebreo significaba “niños” por lo tanto Daniel era de muy corta edad, tal vez un adolescente, cuando fue llevado a Babilonia, y de repente fue confrontado por extraños que controlaban su vida y le enseñaban otra lengua, lo separaron de su familia, cultura etc. ¿Cómo reaccionaría usted? ¿Con coraje, ira, desesperación, depresión? No dudo que Daniel experimentó estas emociones y tal vez sacudieron su espíritu, pudo haber pasado su vida lamentando su situación y pudo haberse alejado de Dios, sin embargo tomó la determinación de vivir una vida justa, se propuso en su corazón no contaminarse.  El tomó la decisión.  Y tú, ¿ya tomaste la tuya?

Vivir en plenitud es una decisión. Sonreír, amar, ser amable y bondadosa es una decisión. No es un rasgo de personalidad, es una decisión. Proponte en tu corazón a no contaminarte. También Daniel sufrió, y hubo personas envidiosas que conspiraron contra El para matarlo, pero tomó la mejor decisión; seguir los caminos de Dios cuidando siempre el corazón.

Vive, no sobrevivas. Te invito a que te determines a vivir en plenitud. Brilla en medio de las dificultades.

Bendiciones abundantes.

Read more

Derribando paredes blanqueadas

“Si, ellos engañaron a mi pueblo diciéndole que todo iba bien, cuando en realidad no era así. Son como quien levanta una pared insegura y luego la recubre con cal”.

Ezequiel 13: 10

El Señor acusa a los falsos profetas de mentir sobre la información que daban al pueblo, pues aun cuando las cosas no estaban bien, ellos mentían. Sus visiones eran falsas y sus profecías mentira; decían que hablaban de parte de Dios, pero El no los había enviado.

Por lo tanto, el Señor, Dios de Israel, les manda un mensaje a través del Profeta Ezequiel, y le ordena que hable en su nombre contra los profetas de Israel y les diga que va a levantar su mano para castigar a los profetas que tienen visiones falsas y cuyas profecías son mentira, pues levantaron una pared blanqueada con cal.

Lo anterior significa que sólo cubrían la verdad de Dios, con mentiras; pues no se comprometían en hablar al pueblo la verdadera palabra de Dios, así que únicamente decían la palabra que ellos deseaban, solapando así el pecado del pueblo.

Al leer el pasaje de Ezequiel capitulo 13, te podrás preguntar ¿cuántas veces se ha escuchado decir que todo está bien, cuando en realidad no lo está? O quizá se ha dado palabra de prosperidad, abundancia y gloria, ¿cuando todo esto es falso?  Por eso hoy, mi querida hermana, te invito a escudriñar cada día la palabra de Dios, de tal manera que toda palabra que escuches en nombre de Dios, la puedas discernir adecuadamente.  Siempre pregunta: ¿qué dice la palabra de Dios al respecto?  De esta manera evitarás caer en errores teológicos y doctrinales.

Recuerda que el Señor, derribará las paredes blanqueadas y mostrará el verdadero color que esconden.

Read more

Una nueva oportunidad

El día de hoy se presta para marcar un fin de ciclo y comenzar uno nuevo. ¡Qué beneficioso puede resultar meditar en este período! Rememorar aquellas metas logradas y revivir la satisfacción experimentada. Recordar aquellas dolorosas pruebas y atesorar el aprendizaje que obtuvimos a través de ellas. Algunos recuerdos nos estremecen con los reveses por los que Dios nos llevó durante días o meses, todo para hacernos madurar y confiar en El.

Quizá actuamos sin pensar en lo que podríamos haber ocasionado en algún amigo, hermano o familiar y lamentarlo hoy. Hay días de los que nos avergonzamos y no quisiéramos acordarnos, pero el pasado no se cambia. Sin duda, de una forma u otra hemos ofendido a Dios y las frases populares del momento anuncian: Una vez salvo, siempre salvo, Sólo vives una vez, entre otras. Pero Dios dice: “…si la persona justa deja de hacer lo bueno y comienza a comportarse como un malvado no tomaré sus buenas acciones, y morirá por culpa de sus pecados y por desobedecerme. (Ezequiel 18.23 TLA)

Pero quiero decirte que ésta no es la última palabra de Dios. El Señor añade: Arrojen a la basura todas las maldades que cometieron vuelvan a amarme de todo corazón, y busquen recibir una nueva vida…” (v. 31) ¡He aquí la nueva oportunidad!

El rey David oraba: Lávame más y más de mi maldad, límpiame de mi pecado, purifícame y seré limpio; crea en mi, un corazón limpio (PAR Salmo 50). Tu puedes orar como él.

Te invito a reflexionar este día, pero sobre todo, a orar a Dios y arrojar sobre El aquello por lo que te arrepientes. Vuelve a los brazos amorosos del Señor, no le saques la vuelta. Decídete a hacer lo recto y justo. ¡No desaproveches esta nueva oportunidad!

Read more